Menú

Mis primeros monstruos.

Actualizado el 3 de Diciembre, 2015 | General

Hoy os voy a contar como surgieron mis primeros, primeros monstruos ya que sólo los que me conocen desde tiempos inmemorables los han conocido y visto alguna vez.

Era una mañana de verano de la que ni si quiera recuerdo la fecha exacta. Solo sé que hacia mucho calor , y mi madre estaba ordenando los armarios para guardar la ropa de invierno y colocar la ropa de verano.

Somos siete hermanos y por aquel entonces creo recordar que casi todos vivíamos en casa aún, así que imaginaros que follón se montaba cada vez que había que re-colocar los armarios con los cambios de estación.

Después de sacar caaajas y caaajas con ropa, en una de ellas junto a las cajas de ropa de verano, en una caja solitaria encima de un armario, aparecieron dos abrigos de piel sintética; uno marrón y uno negro, que ni mí madre sabía que hacían ahí. Llevaba años sin ponérselos y estaba decidida a tirarlos pero, me miró y me dijo: «Quieres que los lave y,¿te enseño a coser peluches?» Yo no me pude resistir a esa tela tan suave y a la oportunidad de hacer nuevas cosas.

Por aquel entonces yo ya hacía mis pinitos con la costura. Eso sí, cosas sencillas como broches de fieltro o los típicos bolsos pequeños para llevar el dinero con los retales de tela que encontraba por casa pero, nunca había cosido en tela de peluche y mucho menos había hecho un muñeco en 3D.

Al cabo de los días esos abrigos estaban secos, y mi madre ya había cortado el forro y preparado retales útiles en los que poder coser y me dijo: «Hala, ya puedes empezar a coser». La parte de coger la aguja y dar puntadas la tenía clara pero, ¿cómo se supone que tenía que coser? ¿qué tenía que hacer?. Evidentemente con 16 o 17 años que debía tener, no tenía ni idea de hacer patrones aunque fueran simples…

Ahora todo lo tenemos a mano con Internet, pero yo no tenía ni ordenador en casa. Sólo tenía agujas hilo y, a mi madre, que al ver mi cara de no saber por dónde empezar, se sentó conmigo, me dio un folio en blanco y me dijo que dibujase algo sencillo que me gustara y que recortase la forma para hacer una plantilla. Pase esa forma a la tela, cogí el acerico, saque unos cuando alfileres y lo prendí al otro cacho de tela y ¡a coser!

Me resulto bastante difícil al principio ya que la tela era demasiado gruesa y las puntadas debían ser muy pequeñitas y tenían que estar muy juntas para que luego al darle la vuelta a la tela no quedase ningún hueco por donde se pudiera salir el relleno. Después de no sé ni cuantas horas, unos apliques de fieltro y unos abalorios, este fue el resultado:

Demony

Demonya. Mi primer monstruo

Por supuesto Demonya no fue el único monstruo que hice pero, desgraciadamente apenas conservo fotos de aquella época. Las fotos que os muestro son de un tiempo después, cuando ya tenía cámara y ordenador, y pude hacer y guardar todas las fotos de las creaciones que no había regalado o vendido por la grandiosa plataforma Fotolog en la que comencé allá por 2005 (?)

01

02

Ahora veo las fotos de mi primeros monstruos y la verdad es que me da la risa. Pero en aquel momento, ¡estaba la mar de feliz! y desde luego fue el comienzo de lo que todos podéis ver ahora.

Espero que os haya gustado.

Little Z.

¡Suscríbete a la lista de correo!

Recibe todas mis actualizaciones GRATIS directamente en tu email